martes

Loboferoz (adaptación)


Loboferoz (adaptado.)


Erase una vez un billete de cien euros falso,
que harto de estar en el cajón guardado,
decidió endosarse a algún pringado.
Anduvo por las calles principales,
buscando centros comerciales.
Allí se encontró la venta de Paolo,
que vende desde ollas hasta pololos.


- ¡¡Deme dos pizzas!!
¡tome el billete, es que llevo mucha prisa!-
- ¿se cree usted que soy tonto?
¡Este billete se lo endosa a otro!-


Las pizzas que son muy listas,
tiraron tomates al billete.
Corrió a toda prisa escapando del grillete.
Cuando el billete recuperó el aliento,
corrió sin perder un momento
hacia la tienda de golosinas,
dejándose de propina.
La dependienta mal humorada,
gritó asqueada:


-¡maldito billete!
¡irás directo al retrete!-


El billete asustado,
saltó de sus manos.
Planeó como una ardilla,
hasta llegar a una cestilla.
Una vieja lo encontró,
y de alegría saltó.


-¡cien euros han aparecido
por fin podré comprar ese vestido!-


El billete contento,
sintió gozo por dentro.
Al fin sería endosado,
y en ningún cajón volvería a ser guardado.
Tristeza sintió al ver,
ser devuelto en una tienda por tercera vez.
La vieja decidió,
guardarlo en un cajón.
Por siempre viviría allí,
junto con algunas piezas del parchís.

No hay comentarios: